Rss

Archives for : libros de ciencia ficción

Diez sagas que todos deberíamos de leer (II)

Continuaremos hoy con la selección de sagas de ciencia ficción que considero más recomendables y que pueden ser una lista inicial para cualquier persona que quiera adentrarse en la ciencia ficción.

Continuamos con la lista

4) La saga de los Heechees. De Frederik Pohl

Diez sagas que todos deberíamos de leer (II)

Novelas que la componen: Esta saga está formada por cuatro novelas, la primera de ellas es “Pórtico” publicada en 1977, le siguen “Tras en incierto horizonte”, “El encuentro” y “Los anales de los Heechees”

Argumento: Los humanos están explorando el sistema solar y en uno de sus viajes descubren Pórtico. Se trata de los restos de una antigua civilización que ha podido viajar a la tierra hace muchos siglos y que ha desaparecido misteriosamente. Solo quedan intactas varias naves con tecnología tan avanzada que les permite viajar por todo el espacio. Con este comienzo se desarrolla una historia original, fantástica y llena de sorpresas incluso para aquellos que creen haberlo leído todo.

5) La saga de Ender. De Orson Scott Card

Novelas que la componen: Es una saga de las más largas, ya que ha dado origen a otra saga basadas en los personajes de la primera, llamada la saga de las sombras. Curiosamente comenzó siendo un relato corto titulado “El juego de Ender”, pero el autor supo ver a tiempo el potencial de la historia y el apoyo del público hizo que entre una y otra saga se vaya a llegar a los once títulos el próximo año. Van por orden de publicación aunque realmente pueden leerse de forma individual: “El juego de Ender”, “La voz de los muertos”, “Ender el xenocida”, “Hijos de la mente”, “La sombra de Ender”, “La sombra de Hegemón”, “Marionetas de la Sombra”, “Primeros encuentros”, “La sombra del gigante”, “Guerra de regalos”, “Ender en el exilio”, “Sombras en fuga”, “La tierra desprevenida” y “La tierra ardiendo”, esta última aún sin publicar. Las dos últimas novelas componen la que será la tercera saga basada en los personajes y las historias de Ender, que se llama la saga de la primera guerra fórmica.

También es posible encontrar relatos cortos, comics de Marvel y se acaba de estrenar la primera de las películas de cine con guión del propio autor.

Argumento: Ender es el tercer hijo de una familia en una sociedad dónde solo está permitido tener dos hijos. Por ese motivo es reclutado a los seis años en una academia dónde le prepararán para enfrentarse a una raza alienígena con la que ya ha habido varios enfrentamientos.

Así arranca el primero de los libros, considerado un libro para adolescentes pero que terminó encandilando a muchos amantes de la ciencia ficción.

La espada de fuego

La espada del fuego es uno de los libros de ciencia ficción que tuvo una gran relevancia en el  mercado y en las tertulias literarias en los años 2003 y 2004. Además fue premiada con el prestigioso galardón Ignotus de las letras en 2004. Este premio la convirtió en una de las novelas más leídas en ese año.

Todo comienza escribiendo una línea

Toda novela, cuento, relato, poesía… se empieza escribiendo la primera línea, la que marcará el comienzo de la historia más intrépida, más amorosa, más fantástica. EN el caso de Javier Negrete, el autor de la novela eu os traigo hoy, comenzó cuando el tenía 15 años. Escribió, lo dejó, volvió a retomarla… ese ha sido el proceso que ha seguido la novela hasta que por fin la publicó y vio la luz.

Este profesor de griego del instituto Garbiel y Galán de Plasencia, nació en Madrid y estudió filología clásica. Su tenacidad y perseverancia le han llegado a alcanzar uno de los objetivos que el ser humano en la vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.

El lenguaje que utiliza en su novela es muy rico y culto, pero se hace muy fácil par leer. Tiene un gran ritmo interior dentro de la trama, pero también es capaz de combinarlo con otros escenarios más pausados, más tranquilos, incluso se puede decir que hay alguno verdaderamente dramático.

Desde que publicara La luna quieta en 1992, ha ido cosechando éxitos y publicando nuevos libros como «La mirada de las furias» en 1998 o «Buscador de sombras» en el año 2000.

La espada de fuego

Tras una contundente frase de aviso del autor que dice: «Soñar es perjudicial para la salud y la cordura: aunque parezca cruel hay que renunciar a los sueños», se presenta ante nosotros uno de los personajes de esta hostia, Darguín Gorión. Su trabajo consiste en ser copista, y a sus 19 años, ha sido expulsado de la academia militar por el hecho de que por las noches usaba la espada de su propio padre.

Una vez presentado Darguín, aparece ante nosotros un nuevo escenario y un nuevo personaje. Zemalnit es el jefe de los mercenarios y el portador de la espada mágica. La peculiaridad de esta espada es que ella misma elige a su dueño y señor y le acompaña hasta su fallecimiento.

Existen algunos soldados que son muy respetados en la Horda Roja, y que tienen a sus espaldas una gran experiencia. Ese es el caso de Kratos, que aunque viejo, sigue siendo uno de los que destaca.

Al igual que Derguín, Mikhon Tiq es expulsado de la academia militar, pero el abandona para ayudar en el negocio familiar. Todo transcurre para él con normalidad hasta que se conoce a Yatom, un poderoso mago, que lo coge como aprendiz.

20.000 leguas de viaje submarino

Probablemente es una de las obras de Julio Verne más conocidas. En ella el capitán Nemo navega con su submarino pasando aventuras y momentos tensos, con los protagonistas, que son capturados por él.

Lo curioso de esta novela es que se escribió, en 1869 la primera parte y 1870 la segunda, narrando una tecnología que no existía y tardó en existir.  

La obra

Esta escrita en primera persona, y el protagonista es el profesor y biólogo Pierre Aronnax. Debido a un monstruo que está haciendo naufragar buques de la marina se le encomienda la misión, junto a un equipo compuesto por marineros, un almirante y más gente, de averiguar que animal es e intentar capturarlo. El buque en el que vienen es atacado también y ellos, en el agua, encuentran algo metálico a lo que se agarran. Se abre una compuerta y  unos enmascarados les hacen entrar. Después de estar un rato presos conocen a un singular personaje, el Capitán Nemo. No tardan mucho en descubrir que tiene un carácter peculiar y es muy inteligente y culto.  El capitán informa a sus “invitados” que por el hecho de conocer la existencia de la nave no podrán abandonarla y les hace una visita, en la que descubren lo impresionante de esta.

Durante el viaje descubren muchas cosas del capitán y la nave y recorren lugares espectaculares como la Atlántida, la Polinesia, el Mediterráneo… Además una gran parte del equipamiento que el Capitán usa a diario en el barco aun no se había inventado cuando Vernes lo escribió. Narra con toda naturalidad máquinas para obtener aire y no tener que subir a la superficie, trajes para sumergirse, fusiles con balas eléctricas…

Al final de la obra el capitán se deprime y se encierra en sus aposentos, donde permanece prácticamente las 24 horas del día. Los protagonistas al final deciden huir.

Personajes

Los personajes están muy bien elaborados, tanto desde el punto de vista psicológico, donde se ve muy bien si son partidarios de actuar de un modo u otro, por ejemplo en el caso de Ned Land, un arponero del buque que naufraga, es muy violento y quiere escapar cada vez que él cree que tiene una oportunidad, mientras los otros piensan que tienen que esperar un poco y no precipitarse.

Los personajes que merecen ser mencionados son:

El biólogo Pierre Aronnax, ya citado antes, que tiene una gran curiosidad científica y disfruta mucho en su estancia en el Nautilus, el submarino. El es de la opinión de esperar un poco antes de huir, con diferentes excusas aunque se puede ver que realmente lo que quiere es investigar un poco más, ya que pasa mucho rato tomando nota y apuntes.

Consejo, el criado de Aronnax muy fiel a este, que también ayuda a Ned en sus intentos de huida.

El capitán a pesar de ser como es en ciertos momentos se ve una parte de él un poco escondida, más humana, como cuando visita el lugar donde enterraron a un tripulante.

El lado más cientifico de la obra

La obra se caracteriza por tener, sobre todo durante la estancia en el Nautilus, una parte científica. Se definen especies de todo tipo, prehistóricas, desconocidas o vistas solo en algunas ocasiones. Lo más conocido de la obra son los pulpos gigantes, que atacan la embarcación, aunque también aparecen medusas, peces, tiburones y muchos más animales. Además, desde el punto de vista mecánico, las invenciones del capitán que se definen, a pesar de no profundizar en su funcionamiento, seguramente han servido de inspiración a más de un inventor, ya que son verdaderamente prácticas y útiles. Si son posibles de realizar o no, no lo podremos saber en el caso de algunas.

Historia del capitán Nemo

Si quién se haya leído el libro ha disfrutado haciéndolo, tiene la opción de descubrir un poco más de la historia del peculiar capitán Nemo. Puede hacerlo con el libro La isla misteriosa.  Es una parte de la trilogía, compuesta además por veinte mil leguas de viaje submarino y los hijos del capitán Grant.

En esta novela, con muchos principios de química, narra, entre otras cosas, como el capitán Nemo acaba sus días y un poco más de su vida. Una curiosidad es que los personajes consiguen hacer acido sulfúrico, difícil en la época.  

El autor

Sobre Julio Verne no hay nada nuevo que añadir, sus obras, de excelente calidad literaria, no dejarán de fascinar nunca a las nuevas generaciones. Define personajes, escenarios y detalles con tal realismo que el lector se asombra, que es lo que busca en la lectura.
Para quien resulte un desconocido, es altamente recomendable leer alguno de sus libros, seguro que querrá leer más. Para los que son más de películas muchas de sus obras han aparecido en la
gran pantalla, incluso en 3d. Darle una oportunidad a este autor no está de menos.

Los 5 grandes libros de ciencia ficción

Hay muchos libros de ciencia ficción sorprendentes por ahí que esto ha sido una de las listas más difíciles para mí juntar. He añadido y sacrificado, pero por fin tengo una lista de los 5 más importantes libros de ciencia ficción de todos los tiempos.

Muchos de vosotros fans de libros de ciencia ficción, seguramente os preguntareis porque no he puesto uno de esos libros que tanto le gustan, pero como solo era de los 5 mejores me vais a dar la razon de que no podian estar todos, espero igualmente os guste y que sigais leyendo por mucho tiempo y que animeis  a leer estos libros a los que teneis a vuestro alrededor para que cada vez seamos más los que nos guste leer, pero sobretodo los que nos guste leer libros de ciencia ficción.

1. La máquina del tiempo de HG Wells

La máquina del tiempo se publicó por primera vez en 1895, por lo que es el libro más antiguo en esta lista. 

Considerado por muchos como una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos, este libro acuñó el término «máquina del tiempo» que se utiliza casi exclusivamente para referirse a cualquier dispositivo que permite a los humanos se mueven a través del tiempo.

El personaje principal del libro es un inventor aficionado que vive en Londres. Él nunca se identifica, en lugar de ser conocido simplemente como «El viajero del tiempo».

Habiendo demostrado a los amigos que el tiempo es una cuarta dimensión, y que un dispositivo adecuado se puede mover hacia atrás y adelante en esta cuarta dimensión, que completa la construcción de una máquina más grande capaz de llevar a sí mismo. Inmediatamente se embarca en un viaje hacia el futuro.

2. Stranger in a Strange Land Robert Heinlein

Forastero en tierra extraña narra la historia de Valentine Michael Smith, un ser humano criado por los marcianos en el planeta Marte, a su regreso a la Tierra en la edad adulta temprana. La novela explora la interacción y la transformación de la cultura de la Tierra.

Normalmente, de Heinlein, este libro cubre una variedad de tabúes humanos, incluyendo la homosexualidad, el nudismo y el canibalismo.

El libro presenta el carácter de Jubal Harshaw que es una figura central en muchos libros posteriores de Heinlein.

Ganó el premio Hugo 1969 y no ha estado fuera de impresión desde la primera publicación.

Finalmente Stranger in a Strange Land se convirtió en un clásico de culto, que atrae a muchos lectores que normalmente no han leído una obra de ciencia ficción.

3. El Lensman Serie EE «Doc» Smith

Recuerdo un verano en mi infancia, cuando todos los otros niños estaban ocupados pasar un rato en el cine y los videojuegos, que pasé todo el día tumbado en el patio todo el día leyendo todos los libros que EE Smith escribió.

Doc. Smith fue mi introducción a la Ciencia Ficción – y lo que una introducción que era! La serie Lensman fue la primera serie de novelas de ciencia ficción concebida como una serie.

También fue la fuente original, que introdujo muchos conceptos innovadores en la ciencia ficción, y una variedad de ideas de reciente introducción en la serie más tarde se tomaron y se utiliza para resolver problemas que no son de ficción.

En este sentido, la serie fue pionera y definió todo un género.

4. 2001 – A Space Odyssey Arthur C Clarke

Curiosamente, este libro se ha desarrollado al mismo tiempo que la película de Stanley Kubrick y publicado después del lanzamiento de la película.

En el trasfondo de la historia, antigua y oculta raza alienígena utiliza un mecanismo con la aparición de un gran monolito de cristal (negro en la película) para investigar mundos en toda la galaxia y para fomentar el desarrollo de vida inteligente.

Esta novela fue seguido por otros tres: 2010 (también llevada al cine), 2069, y 3001. Hasta el momento no existen planes para los dos restantes que se hará en las películas.

5. Fahrenheit 451 Ray Bradbury

La novela presenta un futuro en el que todos los libros están prohibidos y el pensamiento crítico se suprime. 

El personaje central, Guy Montag, se emplea como un «bombero» (que, en este caso, significa «quemador de libro»). 451 grados Fahrenheit se afirma como «la temperatura a la que libros de papel se inflama y arde …» fue publicada originalmente como una novela corta, The Fireman, en la edición de febrero 1951 de la galaxia de la ciencia ficción.

Fahrenheit 451 se lleva a cabo en un tiempo futuro no especificado en América del hedonista y rabiosamente anti-intelectual que ha abandonado por completo el autocontrol y la prohibición de la posesión de libros.

La gente ahora sólo entretenidos por radio en el oído y una forma interactiva de la televisión.

El protagonista, Guy Montag es un bombero, seguro de que sus libros de trabajo de la quema, y las casas que las tienen, y persiguiendo a aquellos que los poseen-es lo que hay que hacer.

Los mejores libros de ciencia ficción.

Siempre es complicado hacer una clasificación en la cual estarían, “los mejores”, y sobre todo en este tema, la ciencia ficción, ya que cada libro nos ha hecho viajar en globo, conocer otros mundos, y vivir mil vidas inimaginables. A continuación os hacemos una propuesta con los que han marcado historia.

Los mejores libros son…

Redoble de tambores, “chan chan chan”, el número uno es para…

La Nave de un millón de años”, de Poul Anderson. A lo largo de la historia, diez inmortales apremiados por el oscurantismo, van buscándose de forma incansable, hasta que se produce el encuentro en la era del despegue espacial. Al unirse dan buena cuenta de su sino, viajar hacía el cosmos. Su autor, Anderson, es considerado uno de los autores con pluma de oro dentro de este tipo de género, sobre todo dentro de Norteamérica. Tal es su influencia en ese país, que Dick, le hizo protagonista de una de sus obras, “Araña de Agua”. 

Y, ¡en segundo lugar!, se encuentra “La radio de Darwin”, de Greg Bear. Esta obra parte de la inspiración darwiniana, ya que habla de la evolución desde una óptica totalmente diferente, ya que, en su libro, la evolución consiste en un virus de transmisión sexual que se va expandiendo sobre el feto, generando mutaciones, hasta que el niño nace muerto.  Lo más asombroso, es que estas mutaciones suponen un cambio drástico en la historia de la humanidad. Bear, ha sido elogiado con varios premios como Nebula de Ciencia Ficción, teniendo el honor de escribir una precuela para la Fundación de Asimov.

¡La medalla de bronce! es para, “Las crónicas marcianas”, de Ray  Bradbury. Éste es más que conocido entre los amantes de la ciencia ficción, ya que es un clásico de esta literatura. Tiene su escenario en el planeta Marte, y narra la colonización humana en este nuevo territorio, y sus más bien desafortunados avances. Quizás le pongas cara al autor, al decirte que es el mismo de Farenheit 451, siendo Bradbury uno de los autores más queridos por su facilidad para contar el drama humano a través de una historia de fantasía.

Por último, y en un merecido puesto, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Quizás, si has visto Blade Runner, te sonará de algo la trama de este libro, aunque por supuesto, lo primero que tienes que hacer es devorar éste. El libro versa sobre un mundo que está en las últimas, y en el que su personaje principal va buscando andrillos, que son formas de existencia sintéticas, que desconocen que lo son. Dick es todo un genio a la hora de explorar los límites de la mente humana.

El planeta de los simios

Viajar en el tiempo, un deseo que todos los tiempos ha existido siempre se había imaginado de una forma muy distinta a como la presentan en esta película.

El argumento está muy elaborado y los escenarios, aún más si vemos que la primera de las cinco fue gravada en el 1968, se pueden calificar como impresionantes.
En la primera parte unos astronautas se embarcan en un viaje de 18 meses que pasarán en un estado de hibernación en su nave a velocidades parecidas a la de la luz.
Con esto quieren viajar en el tiempo unos 2000 años pero cuando  su nave aterriza en un misterioso planeta hundiéndose en un lago no ven ni rastro de vida.

Desconcertados, tres de los cuatro astronautas escapan de la nave y van a la orilla. Allí, con el poco material del que disponen analizan el suelo y los desesperanzadores resultados dicen que nopuede haber vida allí.

Al adentrarse más desmienten esta teoría y comprueban que al menos hay plantas y árboles. Esto les anima mucho y les motiva a seguir investigando.

Al final se encuentran con un planeta desconocido para ellos habitado, al parecer, solo por simios. Son capturados por ellos y allí empiezan sus aventuras, con un toque moral.

Dentro de los simios podemos ver como hay dos tipos de simio, los simios compasivos, buenas personas y que ayudan a los protagonistas y los simios no muy inteligentes, guerreros y que son violentos de naturaleza.

Quien vea o haya visto la película podrá observar un mensaje claro sobre la estupidez humana, que consigue destrozarlo todo, lo bueno y lo malo por su afán de tener más.

Para quién no la haya visto es una buena opción para comprar o alquilar, ya que es un clásico muy interesante.

Es larga, cada una dura unas dos horas, y, aunque no en exceso, hay algún momento en la que se hace un poco pesada quizás, pero lo que está claro es que es totalmente recomendable verlas todas, en diferentes días, eso sí.

Para los amantes de la lectura que quieran conocer la historia no es obligatorio ver las películas, puesto que son una adaptación de la novela. Tienen varias diferencias importantes en cuanto al argumento.

La ciencia ficción con la que crecí

Me tengo que reír cuando oigo hablar a algunas mentes preclaras, cráneos privilegiados, en palabras de Don Ramón María del Valle Inclán en Luces de Bohemia. Y es que parece que algunos hayan descubierto el género de la ciencia ficción, hace tres días, como un Howard Carter cualquiera descendiendo los dieciséis peldaños de la tumba de Tutankamón.

Pero como está feo reírse y no contar el chiste, voy a la anécdota que me ha provocado la risa que cubre la rabia. Resulta que un supuesto intelectual de primera línea, en un debate televisivo, suelta una frase donde tenía cabida la expresión “sociedad orwelliana”. Comoquiera que alguien se quedó con cara de pez (de no entender nada, quiero decir), el hombre se lanzó a explicar con todo lujo de detalles qué implicaba la expresión.

Nada más terminar el discurso –dos minutos televisivos hablando se parecen más bien a dos horas de conferencia-, el oponente, terrible sonrojado de vergüenza ajena, casi entre dientes le dijo: “Perdona, pero acabas de contarme, punto por punto, Un mundo feliz”.

¿De verdad tenemos lo que nos hemos ganado?

El sabidillo, lejos de morirse del mismo sonrojo, va y le espeta que “para el caso es lo mismo Orwell que Harley [Sic.]”. Lo peor del caso es que seguro que a ese señor, afín al grupo político al que apoya el canal, volverá a tener su atril en el espacio público. Ole. Así nos va.

Pero no vamos a hablar de quienes gobiernan y los borregos que los rodean, comiendo del pesebre y dándoles calorcillo animal, como al Niño Jesús la burra de Belén, que según el Papa no estaba allí. Es más: no se trata éste de un post sobre figuras públicas, sino más bien sobre lo poco que me interesan sus andanzas, habida cuenta de la nada absoluta que tenemos en común.

La diferencia entre medrar y creer

Y es que, mientras este señor crecía a la sombra del matón del patio y medraba a la del politicucho de turno, dejándosela lengua entre las nalgas de su jefe, un servidor era de los que se partían la cara (casi siempre me la partían a mí) con el matón y gustaba de crecer por dentro ya que no lo hizo demasiado por fuera, acompañado de Verne, Asimov o, ya más crecidito, Sagan.

La otra gran diferencia es que si quiero mi gran atril púbico he de confundir a Verne con una especie de gusano de la carne o a Asimov con el defensa central del Zenit de San Petersburgo. Y no, mira: prefiero ser un amargado con conocimiento de causa que no renuncia a lo que leyó y le hizo crecer que un borrico feliz en su ignorancia.

Orígenes de la literatura de ciencia ficción

Aunque bien es cierto que el género de ciencia ficción de la literatura se desarrolló como propio, fuera de la rama de ficción general, en la primera mitad del Siglo XX, hubo muchas obras anteriores que recogían diversos aspectos de su temática.

Para que una obra se pueda clasificar como de ciencia ficción, debe reunir una serie de características concretas, ya que muy fácilmente se puede llegar a confundir con otros subgéneros parecidos, tales como la narrativa de terror o la literatura fantástica.

Como todo relato de ficción, la trama debe desarrollarse en un mundo imaginario, es decir, que no puede narrar hechos realmente acontecidos, ya que si no, estaríamos hablando de “no ficción”. Ahora bien, para que se le añada el diferenciador “ciencia”, ese mundo irreal debe basar su verosimilitud en las distintas ciencias existentes, ya sean físicas, químicas, sociales  o naturales.

Primeras obras de ciencia ficción

Antes de la constitución de la ciencia ficción como género literario propio, en el Siglo XX, hubo infinidad de autores que recogieron en sus obras planteamientos muy similares. Tal vez el primer germen de este género del que se tiene conciencia, date de la antigua civilización griega, en cuya mitología, la figura de Dédalo como artesano con ideas innovadoras contiene visos de historia de ciencia ficción.

Otros precursores más recientes de la literatura de ciencia ficción se pueden encontrar en los comienzos de la Edad Moderna, con la novela “Utopía”, del Lord Canciller de Enrique VIII, Tomás Moro o con “Somnium” de Johannes Kepler. La primera trata sobre una idea de civilización ideal, capaz de convivir felizmente en sociedad. La segunda obra, describe las aventuras de un hombre que viaja hasta la Luna.

La creación del género literario de la ciencia ficción

Aunque autores tan reconocidos como Mary Shelley (“Frankestein”), Julio Verne (“Cinco Semanas en Globo”) o H.G. Wells (“La Máquina del Tiempo”) han escrito verdaderas obras de arte en forma de novelas de ciencia ficción, no son más que los precursores de dicho género.

De hecho, de ciencia ficción como género literario propio, solo podemos hablar a partir de mediados del Siglo XX, ya que gracias al impulso del editor John W, Campbell y de autores como Isaac Asimov, Arthur C, Clarke, Aldous Huxley, José Luís Borges o Karel Capek, este tipo de novelas ganaron el prestigio suficiente dentro del mundo de la literatura.