Rss

Archives for : Libros de ciencia ficción

Calle de magia, Orson Scott Card

La incursión a esta novela no ha sido fácil; hay que reconocer que nunca lo es con esos escritores a los que tenemos tan catalogados por una o varias de sus obras: aunque no sea justo para el escritor, nos sucede más que habitualmente (que se lo digan a J.K.Rowling). Orson Scott Card es y será recordado principalmente por El juego de Ender, una novela de ciencia ficción donde, precisamente, este elemento no era el de mayor peso en la trama: las protagonistas eran las brillantes reflexiones filosóficas (y psicológicas) de los personajes. Sin embargo, su aportación no quedaría ahí, ni mucho menos: a El juego de Ender le seguirían varias entregas más que ampliaban este universo, así como otras novelas desvinculadas de la saga. Hoy me gustaría comentar una de estas lecturas que no tienen nada que ver con el sci-fi pero que abrazan otro género de difícil cocción: la fantasía.

Calle de magia nos trae la historia de Mack Street, un niño que fue encontrado cerca de un desagüe y que ha sido acogido por el barrio de Baldwin Hills, una comunidad afroamericana de clase medio alta. Mack pasa su infancia yendo de aquí para allá, sintiéndose querido por todos pero sabiendo en su interior que no es como los demás: por la noches, cuando está dormido, hay unos sueños fríos que le atemorizan. Sabe que si no los controlara algo terrible le pasaría a los vecinos de Baldwin Hills.

portada-calle_de_magia

Lo más destacable que habría que comentar de Calle de magia es sin duda el dominio de la narrativa que tiene Orson Scott Card para hacer que algo tan difícil de encajar como es la magia en la cotidianeidad resulte lo suficientemente creíble como para darle crédito a la historia. La trama juega con aspectos de la cultura conocidos por todos o, al menos, sabidos de oídas de forma popular, como son las historias de Shakespeare, repletas de venganzas y grandes pasiones. De ahí es de donde surge el elemento fantástico de la historia, que se introduce con suavidad en la trama facilitado en gran por un preámbulo sumamente intrigante y efectivo.

A pesar de esto, debo decir que, para mi gusto, Calle de magia no ha cumplido mis expectativas. El punto de partida era lo suficientemente prometedor como para esperar una mayor profundidad en el desarrollo de ciertos frentes que se presentan pero que finalmente son esbozados de forma muy ligera; puede que esto se deba a que, si has leído La tienda de Stephen King, es imposible no establecer comparaciones entre estos dos relatos. Mientras que King describía con maestría los deseos y las ansias ocultas de una comunidad, así como creaba una atmósfera malsana a partir de la nada, Card se queda en lo meramente anecdótico para centrarse en los aspectos más fantásticos, en detrimento de la obra.

Las comparaciones siempre son odiosas; puedo ver atisbos de Stephen King y de sus narraciones en muchos puntos de esta novela, pero creo que Card se queda a medio fuelle en lo que esta historia pudo haber sido. El género de la magia o de la fantasía no debería ser óbice para ofrecer un retrato interesante que afronte una mayor profundidad: de hecho, hay muchos ejemplos de novelas fantásticas que lo logran. Es una lástima que el escritor no ahonde en ese barrio construido por las pretensiones y el afán de igualdad, donde algunos anhelos consumen los corazones y cómo se dejan entrever esos jirones de la religión (mejor dicho, del fanatismo) que pueden llegar a enturbiar las almas de quienes no aplican la bondad por puro raciocinio.

Sin embargo, hay que decir que Calle de Magia resulta una incursión agradable en el género, una lectura amena y ligera que, si bien no resulta tan satisfactoria como podría haber sido, sí resulta un buen y efectivo entretenimiento.

 

Autora: Noemí Escribano

 

El día que decidí escribir una novela de ciencia ficción

Puede que no sepas exactamente en qué momento, pero un día te das cuenta de que quieres escribir un libro, y esa idea ya no se te va más de la cabeza, incluso aunque no la llegues a cumplir. Es como una enfermedad que, una vez te contagia, no te deja y termina infectando cada célula de tu cuerpo: lo mejor es que le hagas caso a picazón incontrolada, porque es probable que te acompañe hasta el fin de tus días.

De modo que un día decides hacerle caso y ponerte a escribir; los primeros pasos son vacilantes porque no sabes muy bien qué tema tratar, ni cómo abordarlo, ni qué personajes representar, ni cuándo poner de ti o si realmente debes poner algo. Así que decides que la ciencia ficción es un buen género en el que refugiarte y dar este salto al vacío: es un tema lo suficientemente irreal como para ocultar todo lo referente a ti que vas colando en cada línea, es lo suficientemente verosímil para que alguien que te conozca lo suficiente capte las indirectas. Cambias el tipo de narrador:

 

scifi book

Me siento bien; me siento cómoda en ese mundo de scifi que no es el mío pero que se le parece bastante, mucho, demasiado… Tal vez la mejor idea sería darse una vuelta por los antecedentes, por esos grandes maestros del género que dejaron huella en la literatura mucho tiempo antes que yo. Algo debieron hacer bien; algo podré sacar de ellos. El truco está entre sus páginas, lo sé, pero por más que rebusco en las obras de Orson Scott Card o en la de Philip K. Dick no logro nada: consigo ver el número de magia pero no acierto a descifrar el mecanismo. Esto se está complicando más de lo esperado.

De modo que me dedico a leer. Leo toda la ciencia ficción que mi tiempo libre me permite, desaparezco en mundos y universos muy lejanos o inexistentes, aparezco en realidades distópicas nada halagüeñas y comienzo a sentirme un poco más experto o, como mínimo, algo menos perdido. La cuestión es si seguiré la estela de todos estos autores que ya lo hicieron a su manera o si me dejaré llevar por un camino diferente. El mío propio o el de esos personajes tan vívidos que ya me acompañan incluso mientras duermo.

Llega el día; mi novela está terminada, o todo lo terminada que puede estar después de las mil correcciones, añadidos y extracciones que he sido capaz de perpetrar. Este monstruo de Frankenstein parece listo para echar a andar y hoy, de veras, me parece un día de ciencia ficción. Tal vez ahora sería el momento de plantearme lo de la impresión de libros; dar el salto, arriesgar y apostar. Da miedo porque la imaginación se empeña en mostrarme imágenes tan realistas que duelen: casi puedo notar el olor de la literatura coleteando entre la tinta y el papel, escoltada por gruesos muros en forma de tapas y una portada recién salida de un sueño.

Mi mente sujeta con delicadeza esta imagen demasiado tangible y hojea hasta la última de sus páginas; creo que hacerla realidad es y será, la mayor historia de ficción de todas cuanto he creado.

Autora: Noemí Escribano

 

Soy Leyenda (I am Legend)

Hoy os voy a hablar de una de mis novelas favoritas: I Am Legend, Soy Leyenda, escrita por Richard Matheson en 1954, un clásico de la ciencia ficción y el terror que sirvió de inspiración para la película de 1968 La noche de los muertos vivientes. Ahí es nada.

Continue Reading >>

El legado de Julio Verne

El mundo se mueve con el impulso de los visionarios. Copérnico, Galileo Galilei, Newton… pero también por la imparable imaginación de aquellos que intuyeron el futuro mucho antes de que llegara. Julio Verne es uno de esos hombres cuya obra es fundamental en toda biblioteca que se precie y que pretenda dedicar una mención al género de la imaginación por excelencia. Las novelas de Verne han sido llevadas al cine en decenas de ocasiones. Hasta dieciséis veces se ha grabado un guión cinematográfico basado en “Miguel Strogoff” y nueve veces ha estado el capitán Nemo en su Nautilus viviendo aventuras submarinas en la gran pantalla. Por eso no es de extrañar que una y otra vez las novelas de Julio Verne de editen y reediten, contribuyendo a divulgar la obra del genial escritor, el segundo más traducido del mundo. El primer puesto lo tiene, como no podía ser de otra forma, la maestra del género negro, Agatha Christie.

jules_verne

Escritor por un amor de infancia

De Julio Verne se ha dicho que fue un profeta con alma de literato, y su obra se la debemos en parte a su madre. Al menos así lo cuenta una anécdota que rueda sobre su vida. Se cuenta que el joven Julio, siendo niño, con apenas once años de edad, se embarcó a bordo de una goleta con destino a América que debía partir de su puerto natal, Nantes. El motivo del enrole como polizón, que finalmente no pudo llevar a cabo por ser descubierto por un miembro de la tripulación, era el de conseguir un collar de coral que había prometido a su prima Caroline, de la que estaba enamorado, aunque nunca llegó a contraer nupcias con ella. La aventura concluyó antes de empezar y el castigo impuesto por sus padres fue mayúsculo, prohibiéndole viajar más que en su imaginación. ¡Bendita imaginación! Sea o no cierta la historia la verdad es que a Julio Verne le debemos decenas de libros con los que viajar sin movernos del sillón, algunas de cuyas obras están en ediciones de lujo como la publicada recientemente por Signo Editores o antes por la clásica de editorial Orbis.

Las novelas más leídas de Julio Verne

Ahora que están de moda hacer listas de todo cuando sea cuantificable, en el diario digital 20 Minutos hicieron una para establecer la lista de libros más populares del genial autor, un adelantado a su tiempo cuyos inventos se han hecho realidad varias décadas después de su muerte. “Viaje al centro de la Tierra” ha sido laureada como la novela más leída de Verne. Su descripción de los mares subterráneos y los paisajes llega a ser sobrecogedora. En el podio está la historia de Willy Fog y su “Vuelta al mundo en ochenta días” y los viajes de Nemo contados a ritmo de “Veinte mil leguas de viaje submarino”. Por suerte los clásicos nunca mueren y siempre podemos contar con ellos para pasar una tarde inmersos en la imaginación de maestros como Julio Verne.

Imagen.

El Juego de Ender: una novela fascinante

El juego de Ender o Ender’s Game, 1985, es la novela más conocida de Orson Scott Card. Obtuvo los dos premios más prestigiosos de la Ciencia Ficción: el Premio Nébula a la mejor novela en 1985 y el Premio Hugo a la mejor novela en 1986. Originalmente fue un cuento corto que se publicó en la revista Analog en 1977 y que también fue nominado al Hugo y al Locus de 1978, aunque no se alzó en ese caso con el galardón pero sí con un Premio Ignotus en 1994.

Continue Reading >>

Un mundo feliz de Aldous Huxley

Muchos entendidos en la materia dicen que el británico Aldous Huxley es el padre de la ciencia ficción. No se equivocaron ya que sus ideas entonces revolucionarias ahora son una especie de realidad. Me refiero a sus ideas como una especie de realidad ya que no son completamente ciertas, pero hay muchos matices de sus pensamientos en la sociedad actual.

Continue Reading >>

Diario de un zombie

En ocasiones nos olvidamos de que uno de los pilares más importantes que debe sostener un buen libro es el entretenimiento, la diversión más pura. Por eso, resulta más complicado de lo que debiera encontrar una obra como Diario de un zombie: Simple, directo y sin grandilocuencias.

Sergi Llauger se ha dado de bruces con un éxito que no esperaba. Ya en su octava edición, la ópera prima del joven catalán goza de una popularidad enorme entre los fans del género Z, y lo más importante: entre los que no lo son. Porque a pesar de que los muertos vivientes no son para todos (y que el protagonista aquí es uno), Llauger acierta perfilando unos personajes que llegan al corazón del autor.

zombi

Encariñarse para sufrir

Juega aquí un papel importante la inteligente decisión de sacrificar una buena cantidad de páginas para contar el pasado del personaje principal, sin otra razón que la de hacerlo mucho más cercano al lector. Puede que sean estos pasajes, sin menospreciar muchos otros, los que más brillan.

Y una vez superado el reto de la empatización, Diario de un zombie nos lleva a una situación tras otra basadas en “el más difícil todavía” durante cuatrocientas infartantes páginas, con un ritmo bien calculado donde las pausas no se extienden demasiado. Por tanto, cualquier lector aficionado a la literatura de aventuras puede deleitarse, le guste o no las historias de muertos vivientes.

Eso sí, el escritor amateur ha querido enviar una serie de guiños a los aficionados más puristas. Así, desde la perspectiva de un no muerto que está bien vivo, pueden inmiscuirse en la intimidad de su día a día y descubrir el por qué de aquellas cosas que siempre se preguntaron: ¿Puede un zombie saborear una oreo?

Un escritor con muchas influencias

Este libro no deja de ser un “blockbuster literario”. Blockbuster literario porque huele a cine en cada página, a influencias de todas partes. Y es aquí  también donde podemos poner un pero a Sergi Llauger: su inexperiencia es demasiado evidente en algunos tramos.

Son pocos, pero los hay, y está muy claro que sus errores al tomar elecciones (porque no es ni más ni menos que eso), se debe a su pasión por la ciencia ficción desmesurada que, tal vez, podría haber controlado más. En cualquier caso, nada demasiado reprochable, teniendo en cuenta las circunstancias.

En resumen, una obra entretenida, para desconectar y disfrutar de las desventuras de Eriko y su pequeña amiga. No todo en esta vida va a ser transcendencia y reflexión.

 

La trilogía de los trípodes

John Christopher escribió en los años 70 la Trilogía de los trípodes. Ésta obra maestra desconocida para muchos ha envejecido de una forma absolutamente perfecta.

La historia comienza cuando el mundo ha sido invadido y dominado por unos seres llamados Trípodes, que no son otra cosa más que alienígenas de tamaño gigante que usan unas máquinas para desplazarse de tres patas y viven en ciudades especiales.

Continue Reading >>

Qué tendrá Gulliver

De vez en cuando a todos nos da por bucear en los orígenes, y últimamente estoy queriendo averiguar cuáles son las primeras obras de ciencia ficción de todos los tiempos, en cine y literatura (algún día vendré a hablar sobre alguno de ellos). Cómo no, empecé mi búsqueda en Internet. Muchos de los libros señalados datan de los siglos XIX e incluso XVIII. Uno de ellos es Los viajes de Gulliver.

Resulta que hay todo un subgénero de posts en la red discutiendo las razones para considerar una obra como perteneciente, o no, a la gran familia de la ciencia ficción. Personalmente soy muy aficionado a la clasificación, me encantan esas discusiones con grandes argumentos sobre pequeños detalles, y me he leído todos los que he podido. Gulliver es uno de esos textos que se quedan rozando el límite.

Continue Reading >>

Gears of war. Del videojuego al libro

Uno de los videojuegos que han marcado la ciencia ficción desde hace varios años son los de Gears of war. La saga consta de tres juegos protagonizados por el exteniente Marcus Fénix y Dominic Santiago.

El juego comienza con Marcus siendo rescatado de la cárcel por Dom debido a algo que tardamos tiempo en saber. Ellos formarán parte del equipo Delta de Gears que es como se llama a los soldados.

Continue Reading >>