Rss

Archives for : relatos

El Atlas de las Nubes

David Mitchell en octubre de 2004 escribió esta novela de ciencia ficción titulada Cloud Atlas en inglés y Atlas de las Nubes en castellano. El libro se desarrolla en varias épocas históricas a la vez, comenzando por el siglo XIX en el Pacífico y terminando en un futuro post-apocalíptico en un lugar incatalogable de nuestro mundo.

Las historias están entrelazadas. Se compone de seis relatos diferentes que se desarrollan en épocas distintas y no terminan de narrarse hasta el final. Todas las historias tienen un nexo común, los protagonistas que se repiten y reúnen sin saberlo unos con otros a lo largo del tiempo.

Continue Reading >>

Algunos de los mejores en Ciencia Ficción

Corría el año de 1828, precisamente el día 8 de febrero, nacía en la Isla de Feydem en Nantes (Francia) un personaje que haría que la imaginación de miles de personas en todas partes del mundo adquirieran una creatividad que les hacia pensar que la mayoría de los sueños se podían realizar y muy a la larga un ingenio que desbordaba toda realidad.  Nacía Jules Gabriel Verne, comúnmente conocido como Julio Verne.

La primera novela de ciencia ficción que escribe fue en 1859 y fue titulada “París en el siglo XX”, sin poder ser impresa hasta 1994, en ella relataba la obsesión del pueblo parisino por el dinero y las nuevas tecnologías, donde existían enormes rascacielos y trenes de alta velocidad, donde la vida parecía idílica pero que no encontraban la felicidad y se dirigían a un final bastante trágico, su editor la rechazo por ser una obra demasiado desmoralizadora.

Foundation and Empire

Imaginación y aventura

Pero en 1863 escribe “Cinco semana en globo” que seria el primero de sus éxodos imaginativos y aventureros en sus 60 viajes extraordinarios, donde al año siguiente, en 1863 llegaría “Viaje al centro de la tierra”, y así sucesivamente completando su grandes obras hasta 1887.

Después de su muerte, se han llegado a encontrar varias versiones completamente nuevas de algunas de sus obras pudiéndose publicar a finales del sigo XX.

Una semilla que hasta hoy sigue creciendo

Este gran visionario, abrió la puerta a la imaginación de una generación demasiado realista en aquella época pero que poco a poco ha inculcado a las generaciones futuras el poder ver más allá de las estrellas.

El 2 de Febrero de 1920, nace en Petróvichi, Rusia, Isaak Yudovich Ozsimov, comúnmente conocido como Isaac Asimov.  De origen Judeo-Ruso se traslada con sus padres a Nueva York en 1923.

Un cambio de planes

Se graduó de Bioquímico en 1939 e hizo un postgrado en química en 1941, pero entre su carrera y su postgrado se inició en escribir relatos cortos y en 1950 ya tenía su primera obra publicada “Un guijarro en el cielo” donde le siguieron otras de gran aceptación como “Las corrientes del espacio”, “Las bóvedas de acero”, ”Yo, robot” y otras tantas que han hecho volar nuestra imaginación a otros mundos y a otras épocas.

14 Lloyd Dixon and Bernard Etter, cover for The Space Novels of Jules Verne (Dover, date unknown)

En sus antologías de ciencia ficción, en la serie “La edad de oro”, recopila todos los cuentos que publico en su juventud en revistas especializadas en este tema. Se calcula que Isaac Asimov ha escrito alrededor de 429 libros.

Nos es grato que haya habido y que en el futuro haya este tipo de mentes tan visionarias y prodigiosas, tenemos asegurado el poder seguir soñando con otras historias y otros mundos.

Flores para Algernon

Publicado en “The Magazine of Fantasy & Science Fiction” en forma de novela corta en 1959, Flores para Algernon es, según la crítica especializada, uno de los mejores relatos del género de todos los tiempos.

La novela, Flowers for Algernon, en su inglés original, le valía el premio Hugo en 1959 y el Nébula en 1966 a su autor, Daniel Keyes –el segundo por la ampliación de la novela-. Otro premio: el Óscar que se llevó Cliff Robertson por la versión cinematográfica, “Charly” de 1968. Otra de las versiones audiovisuales ha sido la serie para televisión producida en 2000.

Keyes

El relato cuenta como Charlie Gordon, un muchacho de 32 años y con un cociente intelectual de 68 –muy por debajo de la normalidad- es elegido para probar un tratamiento experimental que triplicaría la inteligencia de cualquiera mediante una operación. Los progresos de este hombre se comparan con los de un ratón, Algernon, del que Charlie se hace amigo

Un relato duro

El protagonista va narrando, en primera persona, a través de sus informes, cómo progresa el tratamiento y qué siente en cada fase. Observamos su crecimiento intelectual, lento al principio y disparado según avanza la novela hasta que Charlie se convierte en un genio. Pero la genialidad del protagonista le sirve de poco.

Charlie se convierte en un fenómeno de mente ágil y aguda, pero empieza a sufrir el rechazo de los que él mismo acaba considerando inferiores intelectualmente. Además, él mismo comienza a sufrir los efectos secundarios del tratamiento.

La última parte del relato nos deja ver como Charlie vuelve a caer en su retraso. Acaba igual, sino peor que cuando comenzaba la novela.

El alma del protagonista nos conmueve

Tal vez, lo extraordinario del cuento sea la forma de relatarse, original y muy emotiva: llama a la sonrisa y a la lágrima del lector a partes iguales. Es también muy interesante el que sea uno los pocos relatos de este género contado desde el pensamiento y el alma de protagonista.

Para finalizar, una anécdota y una referencia. La primera se producía cuando Isaac Asimov le preguntaba al autor “¿Cómo lo has hecho?”, a lo que Keyes respondía: “Oye, Isaac, cuando lo descubras me lo dices, ¿vale? De verdad que me encantaría repetirlo.”

La risa y la emoción

En cuanto a la referencia anunciada, la encontramos en la sitcom animada “Los Simpson”, concretamente en el capítulo 257, en la temporada 12. En este episodio, Homer Simpson pasa de su habitual estupidez a una inteligencia extraordinaria y termina, de nuevo, como Charlie, por debajo de la media intelectual.

La diferencia entre la serie y la novela es que la primera mueve a la risa; la segunda, no tanto…