Rss

Archives for : literatura

La vieja guardia, un viaje al futuro

¿Hay vida más allá de los setenta y cinco años? John Scalzi cree que sí. Este autor ha creado una trilogía llamada La vieja guardia en la que nuestros entrañables abuelitos se convierten en la parte fundamental de la defensa intergaláctica. Aparte de eso hay un cuarto libro escrito desde el punto de vista de uno de los personajes principales del tercer libro de la saga.

En un futuro lejano los seres humanos tras cumplir setenta y cinco años deberán elegir entre morir viejos en la Tierra o presentarse a las Fuerzas de defensa coloniales y enfrentarse a un futuro incierto.

planetas

Este libro merece la pena ser leído por la maravillosa unión que hace el escritor entre el humor ácido del protagonista y una perfecta narración de ciencia ficción que te hará viajar realmente por el espacio y visitar un sinfín de planetas, algunos desconocidos hasta ahora.

 Historia de La vieja guardia

Nuestro protagonista John, que perdió a su mujer años antes de que cumpliera la edad suficiente para alistarse en las Fuerzas de defensa coloniales que era el sueño de ambos se debate entre enrolarse sin ella o no.

Una vez llegue a su destino no tendrá la menor idea de que le deparará el futuro. Quizás una muerte rápida y dolorosa a manos de un alienígena o a lo mejor la liberación que tanto tiempo lleva buscando y la forma de superar la muerte de su mujer.

 La eterna juventud

Tras alistarse en este peculiar ejército uno seguirá siendo un viejo, como a ellos mismos les gusta denominarse, La vieja guardia pero su cuerpo volverá a ser joven. No todos serán capaces de soportar el proceso, por lo que los corazones más frágiles antes de las múltiples operaciones a las que serán sometidos dejarán de latir.

Solo los más fuertes sobrevivirán y su recompensa a tal esfuerzo será un cuerpo eternamente joven y mucho más fuerte de lo que nunca hubieran soñado, aunque de una tonalidad nada agradable…

 El autor

John Scalzi nació en 1969 en Estados Unidos. Gracias a esta saga ha obtenido numerosas nominaciones a los premios Hugo que bajo mi punto de vista debería haber ganado pero que no ha conseguido pero que algún día obtendrá.

Es un reputado columnista y ensayista; pero sobresale como autor de novelas de ciencia ficción. Otros títulos relevantes de su bibliografía son El sueño del androide y El agente de las estrellas, entre otros.

Maestro de series, Edgar Rice Burroughs

Para algunos el nombre de este escritor de género fantástico no les dirá mucho, cosa que cambia mucho cuando hablamos de que es el responsable del personaje de John Carter (A Princess of Mars) o del mil veces llevado al cine Tarzan.

Tan largo es su recorrido y larga su obra, que se considera uno de los autores más prolifero en cuanto al siglo XX se refiere. Una figura clave en lo que a ciencia ficción se refiere en los Estados Unidos, y que debido al medio de cine, hemos podido disfrutar hasta de tres a cuatro generaciones de una misma familia, por todo el mundo.

¿Quién era Burroughs?

Edgar Rice Burroughs nació un 1 de Septiembre de 1875, en la ciudad de Ilinois (Chicago). Donde vivió hasta que debido a la epidemia de gripe que invadió Chicago en 1891, se trasladó a la granja de su hermano en Río Balsa, Idaho.

Al no superar su examen para ingresar en el militar en Massachusetts, debido a un problema cardíaco, volvió a su tierra natal y trabajo en la empresa paterna y posteriormente como representante de sacapuntas de lapiceros. Siendo en este periodo donde empieza a escribir ficción.

Burroughs escribió su primer cuento en 1912 para la revista All-Story, llamado “Bajo las lunas de Marte”, algo que le animo a seguir escribiendo a tiempo completo.

Cuando dio con el personaje de Tarzan, fue una sensación cultural, el cual exploto en diversos medios de comunicación diferentes, incluso apareció en tiras cómicas sindicada.

Tras dos divorcios y 4 hijos, el creador se retiró a la isla de Hawaii, donde le pillo el ataque a Pearl Harbor. Al conocer la noticia Burrourghs pidió hacer de corresponsal de guerra, convirtiéndose así en el corresponsal más antiguo de los EEUU durante la Segunda Guerra Mundial.

Al terminar la guerra se retiró a Encino, California, donde moriría por un ataque al corazón el 19 de Marzo de 1950, dejándonos una herencia de cerca de 70 novelas escritas.

Tarzán, el príncipe de los monos

La serie se completa con 24 novelas de aventuras entre 1912 a 1965. Siendo así un verdadero clásico de la literatura universal. Lo que convierte a Tarzan en uno de los personajes de ficción más famosos del mundo, adaptando sus aventuras tanto en radio como en cine.

Una gran anécdota es la hija de Burroughs, Joan, se casaría tras el rodaje de Tarzan, con el intérprete y protagonista del film, el actor y ex futbolista americano James Pierce.

Serie Marciana

La segunda serie más extensa y famosa del autor. En ella narra las aventuras de Jonh Carter y otros guerreros y princesas en Barsoom, el Marte de ficción inventado por Burroughs. Al cual invento hasta una fauna, flora y formas sociales de vida.

Un legado que ha llegado hasta nuestros días y que aún hoy sirven de inspiración en forma de remake de sus obras.

Iconos de ciencia ficción

Todos más o menos podemos hacernos una idea de lo que puede ser ciencia ficción, pero inevitablemente cada uno tiene una visión diferente de lo que puede ser o no ser ciencia ficción. Se puede decir que es un género cinematográfico o literario principalmente, que refleja objetos o situación es que se pueden llegar a dar en un futuro. Otra cosa es que alguna vez se lleguen a conseguir o se queden en el camino.

El género fantástico apela únicamente a la imaginación de cada uno, se sabe que aunque pasen muchos años no se van a poder conseguir ciertas cosas, porque únicamente sale de la capacidad de trasladarse a los sueños de los propios y de los demás. 

Muchos libros y películas han querido ser iconos de la ciencia ficción, y algunos hasta lo han conseguido. En seguida nos vienen a la cabeza multitud de ejemplos: Matrix, La Guerra de las Galaxias, Alien… A veces hasta nos querríamos trasladar a ese mundo futurista que viven sus protagonistas, otras, sin embargo, es muchísimo mejor quedarnos como estamos. 

Premios literarios

No cabe duda que tanto en la literatura como en el mundo del cine, este género es muy importante. Además se ha demostrado que tienen grandes masas de seguidores que siguen sus últimas novedades.

En torno a este género también se organizan todo tipo de concursos. En cuanto a los literarios, son muy importantes los premio Hugo, y los premios Nébula. Dejando de lado lo internacional y volviendo a nuestro país, existen dos grandes premios Ignotus, otorgados por la AEFCFT donde los socios y los asistentes a la reunión anual Hispacón votan y eligen a su ganador.

El otro premio importante es el Premio Xatafi-Cyberdark, que es otorgado por A.C.Xatafi y por la librería virtual Cyberdark desde 2006 y que incluye varias categorías de participación: mejor libro español. mejor libro extranjero, mejor cuento español, mejor cuento extranjero y mejor iniciativa editorial en España.

Premios cinematográficos

En cuanto a los premios cinematográficos cobran mucha importancia sobre todo en Estados Unidos. La academia de cine ciencia-ficción, fantasía y horror, concede los premios Saturno, que pueden llegar a ser los galardones más importantes del género.

Si nos trasladamos a Europa, los premios suelen estar relacionados con festivales concretos donde este género tenga un espacio. Algunos de los ejemplos puede ser el Festival de Cine de Sitges o el Festival Internacional de CIne Fantástico de Bruselas.

 

 

 

Kosmopolis 2013: ciencia ficción, ciencia y humor

Comienza Kosmopolis 2013, séptima edición del festival de literatura ampliada que organiza el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). En él, a lo largo de este fin de semana, se van a explorar las relaciones entre ciencia ficción y ciencia. Del mismo modo, el encuentro explorará el humor como una forma de literatura.

Este festival, en su constante búsqueda de nuevas maneras de escribir y de leer retoma las relaciones entre la literatura y la ciencia, algo tiene especial sentido debido a hitos como el descubrimiento del Bosón de Higgs o la llegada de Curiosity a Marte.

Además de estos tres temas (ciencia, ciencia ficción y humor), esta edición ofrece novedades como el I Encuentro de Revistas Literarias Digitales. En éste, se propondrán varios debates relacionados con el papel que desempeña la prensa cultural y tendrá lugar en el ciclo cultural Bookcamp. EL director del festival, Juan Insua define el evento como “un festival dentro de otro festival”.

La literatura en directo

Dada la vocación de presentar la literatura “en vivo”, el encuentro comenzará con una charla de Jaume Cabré, autor de Jo Confesso y el crítico Xavier Pla. Esta orientación comporta también que se celebre el Gran Slam Barcelona de poesía, así como una actuación en exclusiva de David Carabén (Mishima).

La parte del festival referida a la ciencia consistirá sobre todo en tertulias y conferencias impartidas por científicos de diversas ramas. En ella toman parte algunos miembros del Institut de Ciències Fotòniques (ICFO), con charlas como “La caza del Bosón”, “Tiempo de Marte” o “El genoma: ¿un lenguaje literario?”.

No faltará un homenaje a Roberto Bolaño, que va a arrancar con la lectura dramatizada de El policía de las ratas, adaptado para la ocasión por el dramaturgo Àlex Rigola.

El siempre sano sentido del humor

Finalmente, el punto de humor llegará al festival, para empezar, dentro de la tertulia Café Europa, en la que se tratará la pérdida del humor en Europa, al tiempo que Andreu Buenafuente y Juan José Millás hablarán del humor como una manera de ver el mundo.

El protagonista del cartel de esta edición es un lémur, animal muy literario que se halla en peligro de extinción, lo que supone una metáfora del estado de la cultura que, según Insua, “también está amenazada”.

Con un presupuesto de alrededor de 125.000 euros, Maçal Sintes, director del CCCB ha explicado que esta nueva edición del festival va a experimentar con una nueva modalidad de entradas, que se pagarán sólo por las actividades que se realicen y no de modo general. Así, la organización sabrá qué eventos tienen más o menos demanda.

Adiós a Ángel Arango

Ángel Arango, uno de los los pioneros de la ciencia ficción en Cuba, murió el día 19 de febrero en Miami. Según el blog de Daina Chaviano, falleció mientras dormía a sus 86 años de edad. Nació en La Habana el 25 de marzo de 1926 y cursó su doctorado en derecho civil en la Universidad de la ciudad y más tarde se especializó en derecho aeronáutico.

No fue hasta 1964 cuando publicó varios cuentos de ciencia ficción bajo el título “¿A dónde van los cefalomos?” que junto con la obra poética “La ciudad muerta de Korad” de Oscar Hurtado, se consideran las composiciones literarias pioneras en el nacimiento de la ciencia ficción en Cuba.

Solamente dos años más tarde vio la luz su obra “El planeta negro“, en la cual aparece un cuento llamado “Un inesperado visitante” que ha sido incluido en numerosas antologías de otros países.

Sus obras

Daina Chaviano, lo debió conocer de cerca y le dedica alguna palabras cariñosas en su blog, comentando algunos de cómo era en persona, cómo le llegó a conocer y como el cuento “Un visitante inesperado” fue unos de los cuentos que marcó para siempre su vida.

Según Chaviano,  “pese a la cacería de brujas que se desató durante esa época y que llegó a anular y quebrantar a otros autores, Arango regresó al género cuando el velo de la prohibición comenzó a levantarse, gracias precisamente a la persistencia —a veces silenciosa, pero firme— de escritores como él”.

Un hombre con vida propia

Se dice que fue un escritor que tuvo una gran influencia por parte de algunos autores clásicos de origen anglosajón como Bradbury, Sturgeon y Asimov. Publicó novelas en muchos países, y también en nuestro país, en España., en México, Francia, Argentina…y después de una vida ajetreada, se estableció en la ciudad de Miami en 2009 junto con su familia.

Chaviano dice en su blog que:”Siempre estaba haciendo planes y dispuesto a aconsejar a todo escritor que se aventurara en su terreno. Era agradable y reconfortante encontrarlo en los portales de la Unión de Escritores (y Artistas de Cuba), y sentarse a oírlo hablar sobre otros autores que a su vez lo habían inspirado“.

En la opinión de Chaviano fue también “el último representante de esa primera generación de escritores del género en la Isla, que abriera el camino para los que vinimos después”. El mundo literario de la ciencia ficción echará de menos una figura muy importante de este género, descanse en paz.

 

 

 

 

 

 

Entre extraños

“ La ficción está bien. La ficción te permite seleccionar y simplificar. Esta no es una historia agradable ni una historia fácil. Pero se trata de una historia sobre hadas, así que tienes la libertad de pensar en ella como en una historia de hadas. De todas formas, no te la vas a creer.” 

¿Quién ha dicho que sólo se habla de fantasía cuando hablamos de gnomos, dragones, princesas y elfos? Esta autora nos ha convencido de que se puede hablar de fantasía  partiendo de lo cotidiano, y nos lo demuestra si lees  el diario personal de la protagonista.

Ésta es una novela mágica donde el centro son los libros de ciencia ficción, o al menos eso nos transmite el personaje mediante su obsesión por la lectura compulsiva. Además, aunque no veamos la magia que lo impregna todo en esta historia os aseguro que es una historia sobre y de ciencia ficción alejado de excesivos despliegues de acción y sorpresas.

¿Magia o Realidad?

En realidad, en este libro a parte de la historia de Mori, nuestra protagonista que nos enganchará sobremanera , si sois asiduos en las novelas de ciencia ficción, sobretodo de los 70, hablo de LeGuin, Vonnegut, Zelazny, Lewis o Tolkien, podréis leer que nuestra protagonista en sus reflexiones hace un repaso y relata pasajes , menciona y revive las historias de estos autores. El alter ego de nuestra escritora nos deleitará con sus amplios conocimientos sobre este  género literario. Es un verdadero homenaje a estas obras. Excelente. Esta autora nos transmite su amor incondicional por la literatura en general y en particular por la ciencia ficción.

Sinopsis:

Morwenna Phelps tras huir de  la excéntrica de su madre, y tras el trauma de ser abandonada por su padre (que casi no conoce) en un orfanato, se refugia en los libros de ciencia- ficción ya que no encuentra otro modo de escapar del ambiente en el que vive en ese lugar. A través de la magia intentará volver a la normalidad, aunque llegará un momento en el cual  no sabrás si la historia que cuenta se encuentra en el mundo real o en el mundo de la fantasía.

Ficha técnica:

Jo Walton (1 Diciembre, 1964 Nacida en Gales)  residente en Canadá, es una autora que ha ganado ya muchos premios importantes :  Premio John W. Campbell  por “La paz del Rey” en 2002 y en 2004 por “Garras y colmillos” obtuvo el World Fantasy Award. Con esta novela que presentamos hoy ”Entre extraños”, ha ganado el premio Nebula 2011 y Hugo 2012 a la mejor novela de ciencia ficción.

Orígenes de la literatura de ciencia ficción

Aunque bien es cierto que el género de ciencia ficción de la literatura se desarrolló como propio, fuera de la rama de ficción general, en la primera mitad del Siglo XX, hubo muchas obras anteriores que recogían diversos aspectos de su temática.

Para que una obra se pueda clasificar como de ciencia ficción, debe reunir una serie de características concretas, ya que muy fácilmente se puede llegar a confundir con otros subgéneros parecidos, tales como la narrativa de terror o la literatura fantástica.

Como todo relato de ficción, la trama debe desarrollarse en un mundo imaginario, es decir, que no puede narrar hechos realmente acontecidos, ya que si no, estaríamos hablando de “no ficción”. Ahora bien, para que se le añada el diferenciador “ciencia”, ese mundo irreal debe basar su verosimilitud en las distintas ciencias existentes, ya sean físicas, químicas, sociales  o naturales.

Primeras obras de ciencia ficción

Antes de la constitución de la ciencia ficción como género literario propio, en el Siglo XX, hubo infinidad de autores que recogieron en sus obras planteamientos muy similares. Tal vez el primer germen de este género del que se tiene conciencia, date de la antigua civilización griega, en cuya mitología, la figura de Dédalo como artesano con ideas innovadoras contiene visos de historia de ciencia ficción.

Otros precursores más recientes de la literatura de ciencia ficción se pueden encontrar en los comienzos de la Edad Moderna, con la novela “Utopía”, del Lord Canciller de Enrique VIII, Tomás Moro o con “Somnium” de Johannes Kepler. La primera trata sobre una idea de civilización ideal, capaz de convivir felizmente en sociedad. La segunda obra, describe las aventuras de un hombre que viaja hasta la Luna.

La creación del género literario de la ciencia ficción

Aunque autores tan reconocidos como Mary Shelley (“Frankestein”), Julio Verne (“Cinco Semanas en Globo”) o H.G. Wells (“La Máquina del Tiempo”) han escrito verdaderas obras de arte en forma de novelas de ciencia ficción, no son más que los precursores de dicho género.

De hecho, de ciencia ficción como género literario propio, solo podemos hablar a partir de mediados del Siglo XX, ya que gracias al impulso del editor John W, Campbell y de autores como Isaac Asimov, Arthur C, Clarke, Aldous Huxley, José Luís Borges o Karel Capek, este tipo de novelas ganaron el prestigio suficiente dentro del mundo de la literatura.

Aciertos y errores de las letras

Hablábamos, no hace demasiado tiempo, de los aciertos y errores del cine cuando éste decide hacer de futurólogo, y prometíamos que también analizaríamos los atinos y desatinos de los libros en este ámbito del futuro imaginado o proyectado. Pues bien: lo prometido es deuda, y un servidor ya tiene suficientes como para no pagar una a la que responde con tal placer.

En el caso de las letras, el índice de aciertos suele estar por encima del del cine: desde la era de H.G. Wells o del mismísimo Julio Verne, tal y como afirma el director de la colección de literatura fentástica de RBA, Francisco García Lorenzana en ABC.es: “Muchas novelas han conseguido anticipar con exactitud el mundo en que vivimos hoy.”

Soy Leyenda

“El autor que mejor lo ha logrado –continúa Lorenzana- sería William Gibson, todo un cazador de tendencias que anticipó tantos aspectos de nuestra sociedad tecnológica y deshumanizada. También Ursula K. Le Guin, J. G. Ballard, Frederik Pohl o C. M. Kornbluth hablan de aspectos como la violencia creciente o un futuro dominado por las agencias de publicidad”.

Invitación al pensamiento

Pero, más que certeros sobre el futuro, lo interesante de estos libros radica en que demuestran que la ciencia ficción no ha de quedarse en un mero entretenimiento más o menos sofisticado: ha de ser, o intentarlo al menos, una especie de alarma que avise a la humanidad de que las cosas empiezan a no marchar bien.

“El género debe tener –según Lorenzana- una función de reflexión sobre el presente para proyectarlo hacia el futuro como si fuera un laboratorio de experimentación en el que podemos cambiar las variables para ver qué ocurriría si ponemos o quitamos algo, o si llevamos hasta su última consecuencia algún rasgo característico de nuestra época.”

El espacio hueco de lo audiovisual

Si la literatura de ciencia ficción abandonara ese objetivo, reflexiona el experto, se convertiría en un artificio más o menos divertido pero sin demasiado sentido, que puede ser un mero divertimento ligero para pasar una tarde de domingo.

Pero, continúa Lorenzana, “los autores y las obras que marcan nuestro inconsciente colectivo o eso que llamamos la cultura popular, han sabido reunir estos dos aspectos del género [diversión y reflexión]”.

Necesidad de reflexión

El responsable de RBA concluye que “por desgracia, el cine suele quedarse en la anécdota y hacer desaparecer los niveles de reflexión, como sucede con la adaptación de ‘Soy leyenda’, de Richard Matherson”.

Colegimos, pues, de las palabras del experto que, aun siendo más certera la novela que el cine, la verdadera ventaja de las obras impresas es que nos llevan a la reflexión y nos insinúan lo que podría ocurrir si nos empeñamos en recorrer determinados caminos.