Rss

Equilibrium: prohibido sentir

“Hay una enfermedad en el corazón de los hombres. Su síntoma es el odio. Su síntoma es la rabia. Su síntoma es la furia. Su síntoma es la guerra. La enfermedad es la emoción humana”.
Padre

Equilibrium es una película de ciencia ficción del año 2002 que se ha convertido en cine de culto en EEUU y que, sin embargo no fue estrenada en España. De hecho, es imposible conseguirla aquí en DVD aunque si escarbáis en Internet podréis conseguirla como yo; eso sí, en V.O (mejor, sin duda) ya que no se dobló al español.

Dirigida por Kurt Wimmer (guionista también) interpretada por Christian Bale, Emily Watson, Taye Diggs, Sean Bean, Sean Pertwee, Angus MacFadyen, William Fichtner y Dominic Purcell, en un breve papel.

Se ha convertido en una de mis películas de ciencia ficción favoritas por las magníficas interpretaciones de Christian Bale y de Sean Bean, la profundidad de su argumento (aunque con lagunas) y unas escenas de acción espectaculares, pero aún así creo que está un poco sobrevalorada en parte por el aura de misterio que le han dado los amantes de las teorías conspiranoicas que consideran que no ha sido casual que no se estrenara en España sino que es debido a una mano negra que no desea que despertemos a una realidad que, si lo analizamos fríamente, cada vez se parece más a futuros distópicos que utópicos.

Fuentes de Equilibrium

Es una teoría muy atractiva de creer si no fuera porque el argumento de Equilibrium no es original ya que se nutre de fuentes como Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, por no hablar de la obra de Philip K.Dick o V de Vendetta de Alan Moore, aunque difiere de éstas en el exceso de artes marciales y escenas al más puro estilo Matrix:

una sociedad dominada por un ojo que todo lo ve, una terrible opresión estatal bajo una apariencia de amor por sus hijos a los que se protege de ellos mismos, la angustia del control permanente ya que nadie puede fiarse de nadie porque cualquiera puede ser un delator, la prohibición de las emociones para crear un mundo perfecto que no lo es, las vidas perfectamente estructuradas con uniformes y destinos decididos desde un principio, la prohibición de la cultura porque es peligrosa ya que genera sentimientos y emociones, etc.

Por ello puede que los motivos de no llegar a España fueran meramente económicos, a fin de cuentas sufrió un descalabro en EEUU (costó 20 millones de dólares, de los que apenas recuperó 5 en taquilla a pesar de su alta puntuación actual en IMDB).

Argumento de Equilibriumequilibrium

La acción se desarrolla en un futuro distópico. Tras la Tercera Guerra Mundial, el Gobierno formado por un dictador denominado Padre y al que se debe obediencia y amor como patriarca y un Consejo que sigue sus mandatos, ha proscrito las emociones humanas ya que se considera que son las causantes del odio, la violencia, la degeneración moral y todos los horrores en los que se ha visto inmersa la humanidad desde que el hombre es hombre.

Las emociones son peligrosas, por lo tanto, por eso se obliga a los ciudadanos a tomar una droga sintética llamada «prozium» que inhibe todas las emociones y consigue que los seres humanos sean máquinas eficientes sin sentimientos.

Para evitar que se incumplan las leyes y alguna persona deje de tomar la droga convirtiéndose en un peligro para la sociedad , el gobierno ha formado una entidad policial/militar el Tetragrammaton, que está formada por los clérigos, guerreros entrenados desde su niñez en un arte marcial que combina el kendo, el combate cuerpo a cuerpo y una especie de sexto sentido o psicología muy agudizada para detectar a los que fingen no sentir, los denominados ofensores de sentidos o disidentes y cuyo destino por la desobediencia o Crimen sensorial es la pena de muerte.

No sólo se obliga a tomar la droga, también se prohíben los posibles causantes naturales de las emociones. ¿Cuáles son? El Arte, la Poesía, el Amor. Las familias son un entorno aséptico carente del más mínimo afecto en el que no sólo no se da un abrazo a un hijo sino que éste ni lo desea ni siente tampoco la necesidad de darlo. No hay amistad, no hay compasión, no hay empatía: no hay nada.

La acción comienza cuando el clérigo John Preston interpretado por Christian Bale, que se encuentra al mando de dicha élite advierte que uno de sus compañeros, Sean Bean, se comporta de una manera extraña: ¿ha comenzado a sentir?.

Y hasta aquí puedo leer: odio las sinopsis que cuentan el libro o la película omitiendo los veinte minutos finales.

Puede que la película muestre algunas grietas en su argumento y a veces adolezca de exceso de acción en detrimento de éste, pero os la recomiendo encarecidamente: hay escenas memorables.

 

Comments are closed.